Temporada Cultural Online

Películas Inspiradas en Historias Reales: Código Enigma

El Código Enigma es una película del 2004 que cuenta la historia real de Alan Turing, el padre de la informática que creó una máquina que ayudó a terminar la segunda guerra mundial.

Ver más abajo

Temporada Cultural Online

Películas Inspiradas en Historias Reales: Código Enigma

Alan Mathison Turing nació el 23 de junio de 1912 en Londres, estudió en el Internado Sherborne en Dorset y tenía que viajar más de 60 millas (cerca de 100 km) para llegar. Sus estudios universitarios los realizó en King’s College y al titularse se trasladó a Princeton donde trabajó con el matemático Alonso Church

En 1936, antes de la invención de las computadoras, Turing desarrolló los fundamentos de la informática en una máquina que sería conocida como “La Máquina de Turing” cuando Alan y Alonso buscan descifrar el Entscheidungsproblem, un reto en lógica simbólica cuyo desafío consiste en encontrar un algoritmo general que concluye si una fórmula del cálculo de primer orden es un teorema. Con el tiempo su máquina fue evolucionando hasta convertirse en un bosquejo de lo que sería la primera computadora. 

Durante la segunda guerra mundial, sus teorías tomaron una vital importancia cuando Alemania empezó a enviar mensajes codificados para dar instrucciones a los submarinos. El gobierno británico puso a Turing al mando de un equipo encargado de crear una máquina capaz de descifrar el código alemán conocido como “Enigma”. El desarrollo y funcionamiento de esta máquina, queda muy bien explicado en la película.


El trabajo de Turing durante los primeros años de la guerra contribuyó a la superioridad de los aliados en descifrar códigos secretos. Después de la guerra, Turing quiso crear la primera computadora digital, pero no encontró inversores para su proyecto y fracasó.

Turing era un héroe en secreto, ya que su trabajo no fue dado a conocer al público, esto hasta 1952 cuando su casa fue saqueada y Alan colaboró amablemente con las autoridades y les contó que el sospechaba de su pareja Arnold Murray, un chico de 19 años. Esto significó reconocer abiertamente su homosexualidad, lo que era fuertemente castigado ya que la homosexualidad era ilegales en esos años en el Reino Unido, se le imputaron cargos de “indecencia grave y perversión sexual”. Fue enjuiciado y encontrado culpable y se le dieron dos opciones, ir a la cárcel o la castración química mediante tratamiento hormonal, esta última fue la elegida por Turing. Este tratamiento que duraba 1 año le produjeron varias alteraciones físicas como la aparición de pechos, aumento de peso, que lo condujeron a padecer de disfunción eréctil. Dos años después del juicio, en 1954 Alan Turing compró una manzana, se encerró en su estudio, la roció con cianuro y se suicidó dándole un mordísco.

En 2009, John Graham Cumming comenzó una campaña para limpiar su nombre, el entonces primer ministro pidió disculpas por el caso pero el gobierno no aceptó las disculpas argumentando que eso no era técnicamente posible porque Turing había sido declarado culpable de forma justa por quebrantar la ley de su tiempo.

Finalmente en 2013, se consiguió el indulto para Turing en voz de la Reina Isabel II en plenas fiestas navideñas.