Temporada Cultural Online

Grandes Compositores: Haydn

Junto a Beethoven y Mozart, Haydn es considerado el tercer gran representante del clasicismo vienés.

Ver más abajo

Temporada Cultural Online

Grandes Compositores: Haydn

Nacido en Rohrau, Austria en 1732 en el seno de una humilde familia, Joseph Haydn recibió las primeras lecciones musicales de su padre, quien después de su trabajo, cantaba acompañado de un arpa. En 1738 Haydn fue enviado a Hainburg y más tarde a Viena donde ingresó al coro de la catedral de San Esteban y tuvo la oportunidad de perfeccionar su gran talento musical. El compositor ascendió en ese lugar hasta llegar a ser maestro de capilla en la residencia del Conde Morzin para quien compuso sus primeras sinfonías y divertimentos.

En 1761 se produce uno de los acontecimientos más importantes en la vida de Haydn cuando los príncipes de Esterházy lo tomaron a su servicio dándole al compositor una de las mejores orquestas de Europa, para la que escribió algunas de sus mejores obras orquestales, operísticas y religiosas.

En 1790 fallece el príncipe Nikolaus y su sucesor Anton, decide disolver la orquesta motivaron a Haydn a abandonar su puesto como maestro de capilla e instalar su residencia en Viena. Ese mismo año, por intermedio del empresario Johann Peter Salomón, el compositor viajó a Londres seguido de un segundo viaje en 1794. En la capital británica, dio a conocer sus doce últimas sinfonías, tuvo ocasión de escuchar los oratorios de Händel, cuya impronta es perceptible en su propia aproximación al género con La Creación y Las estaciones. Se cree que en Londres además dio clases a un jóven Ludwig Van Beethoven

Cuando muere el príncipe Anton, el nuevo príncipe Nikolaus lo volvió a llamar a su servicio y para él escribió sus seis últimas misas entre las cuales destacan las conocidas como Misa Nelson y Misa María Teresa. Los últimos años de su existencia vivió en Viena, entre el reconocimiento y el respeto de todo el mundo musical.

Joseph Haydn es considerado junto a Beethoven y Mozart, el tercer gran representante del clasicismo, si bien no fue apreciado por la generación romántica, la verdad es que sin su trabajo junto a los otros dos y luego el trabajo de Schubert o Mendelssohn nunca habría sido lo que fue